MMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMM
la aristolochia baetica es bella

lunes, 22 de noviembre de 2010

muchos pocos


El título hace referencia a una máxima que he escuchado en boca de numerosos comerciantes de productos al detalle:

Más vale vender muchos pocos que pocos muchos.

Será por eso que a estos mayoritarios vendedores se les conoce como minoristas
-qué contradicción...-


Lagartija tomando el sol en un sillón de la terraza de casa.

Acabo de leer algunas entradas en otros cuadernitos, casi todas dedicadas a arácnidos, y algunas comentadas con miedos por otros lectores: lectores que, recurrentemente, zanjan sus temores con un zapatazo, en lugar de con un intento de razonar.

Vivo rodeado de
muchos pocos: coleópteros, himenópteros, miriápodos, arácnidos, reptiles, anfibios, mamíferos... Una extensa lista de la que me gustaría destacar -me considero afortunado por poder hacerlo- musarañas, mirlos acuáticos, víboras, lagartos verdinegros, bufos gredosícolas, ardillas rojas -con perdón- arañas lobo, alacranes, procuradores en cortes -con más perdón-...
De esta lista inacabada, y excepto el mirlo acuático, la víbora, la ardilla y
el procurador en cortes, todos han entrado alguna vez en mi casa. Y no miento añadiendo, también en mi cama.

Puedo entender el temor de cualquier cristiano que, al ir a acostarse después de una dura jornada de oraciones, se vea sorprendido por
el siseo de un procurador en cortes(1*) emboscado entre sus sábanas. También entiendo la natural prevención -que no el terror- ante animales, algunos de ellos muy venenosos, cuyas picaduras, mordeduras..., podrían ser realmente dolorosas; desgraciadamente mortales, en algunos casos(2*).

Arañita disfrutando del paisaje desde una cortina de casa en un frío día de invierno.

Nunca me he planteado hacer estadística sobre encuentros fatídicos entre otros animales y nosotros, los humanos; pero en mi entorno diminuto, que es el que conforma mi devenir y razón en mayor parte, no he sabido de algún caso grave -lo cual no excluye su existencia- causado por la picadura, mordedura o contacto con otros animales, y sí mucha mitomanía respecto de su agresividad, tamaño, morfología, comportamiento...

Finalmente, y un tanto por amor irracional a lo que me rodea
-muchos pocos de vida- y otro por razonamiento local, pequeño, diminuto, sobrellevo los días pensando como los comerciantes detallistas: que más valen muchos pocos que pocos muchos.

(1*) Según algunas fuentes, extinguido. Aunque existen voces que aseguran que no se extinguió, sino que mutó en otra especie de apariencia similar, con andares menos gallardos pero no menos decididos.
(2*) La mortalidad por picadura en España es menor del 1%, siendo además el 50% de estas mordeduras asintomáticas. No perder de vista el punto 3 del enlace, dedicado a la mordedura humana.


6 comentarios:

la desanchá dijo...

¡¡Se puede morder con el puño!!

diminuto blog dijo...

- "Lesiones por puñetazos (deben ser consideradas como mordeduras), con abrasión y laceración de los nudillos y la mano."

Sí, ja ja ja.

"Me pegó un puñetazo que me dejó clavaos tos los dientes"

Y por contra...:

"Me arreó un mordisco que me dejó los deos señalaos"

Buenos y viborosos días, doña Desanchá.

Miazuldemar dijo...

Pues yo soy como tú, dejo vivir a todos los bichitos en mi casa, lo que pasa que luego se instalan en los lugares más insospechados y te llevas alguna sorpresilla cuando vas a hacer la comida o cosas por el estilo, que son muy cucos ellos y saben bien dónde ir a parar.

De todas formas me da igual. Disfruto viéndolos y adoptándolos ;)

Qué guapa la lagartija!

diminuto blog dijo...

La lagartija estaba dentro de casa, un poco perdida.
La capturé intentando que no soltase la cola (y no la soltó). Luego la saqué a la terraza y ella solita se subió al sillón. Desde allí me observaba con no sé qué pensamientos.

;-)

MartinAngelair dijo...

Tu lagartija parece un pez.




Ayyy, las arañas!


Qué de tatuajes me gasté siempre con ellas!



Qué lucha la mía por defenderlas, precisamente por ello, por ser hasta casi increíble 'nuestras mutuas reacciones'.



(pero es inevitable el que les tenga miedo)





Besos.
B.N.C.Ls.Ms.






Nota: me guardo los enlaces.

diminuto blog dijo...

Las respetas, y eso es lo que importa.

Supongo que existen miedos inevitables, y aunque no esté seguro, también eso se debe respetar.

Un beso, MartínA.