MMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMM
la aristolochia baetica es bella

jueves, 21 de octubre de 2010

manolito's husband on the skin of Rachel

Manolito's husband on the skin of Rachel

A estas alturas de nuestro voluble espíritu democrático, pocos son quienes se extrañan porque alguien tenga un marido llamado Manolito...

Por el contrario, siguen siendo extraños, desconocidos y preenjuiciados, algunos insectos patrios, así como sus comportamientos y relación con los humanos.

Una vez que the Manolito husband consigue deslizarse sobre el brazo de la señorita Murray y posar guapo -son de lo que no hay, en lo tocante a coquetería- escuchamos un grito en la casa...:

¡Arrrrrrgggggg...!

-Disculpen la farragosa onomatopeya, pero supongo que se harán una idea-.

Al grito le sigue la carrera de un ser quijotesco....

Se trata de un señor fontanero, quien deambula soñando faenas por la casa, y que ahora está junto a Rachel: A punto de descargar un golpe de llave inglesa sobre nuestro hermoso conjunto humanoentomológico.

Luego de convencerlo para que no agreda tan preciosa escena, y ya más calmado, aunque aún con terror en sus ojos, el fontanero galante acierta a balbucear...

- ¡Pero le va a picaaaarrrrrr...!
- No, las mantis no pican.
- ¡Pero es venenoooosaaaa...!
- No, las mantis no son venenosas.
- ¡Pero le arañará el brazo con esas púuuuasssss...!
- No... ¡Pero qué manía tiene usted con que el bicho pique, envenene o arañe...!
- ¡...Pero que se comen al macho después de copulaaaarrrrr...!
- ¡Que noooo...!


Desconozco si tanto terror, poco o nada fundado, es genético o educacional.

Genético, sí; porque aún seguimos en la caverna, protegidos en la noche por la hoguera que nos defiende del resto de Animalia.
Educacional, también, y porque en nosotros subsiste y persiste un ánimo sadomasoquista que nos fue inoculado en la infancia -y esto, ay, sí que es veneno- por unos señores vestidos con faldones negros, pertrechados con palabras necias, y almenados tras oidos sordos.

Sí: aquellos que siempre adornaron el lugar de reunión de niños y adultos con imágenes sanguinolentas; escenas de torturas, flagelaciones, asaetamientos, golondrinas ferrofagas y perros sin rabo.

-¡ay...!-

Mientras hago unos clicks, Rachel le explica al señor fontanero -inteligente, abierto y comprensivo- que en su país, Australia, el insecto más pequeño tiene la cabeza como un malacatón, y que en lugar de lente macro, es preciso el uso de otra, gran angular, para que todos los miedos quepan en una fotografía.

Y ahí, ¡Ay! es cuando nos desmayamos el resto de los presentes.
Eso sí: sin hacernos cruces. Pues bastante cruzadas nos dejaron las caras y las educaciones en nuestras infancias.

Amén, que tengo que freír unas cocretas

9 comentarios:

Mercedes Thepinkant dijo...

Siempre me ha producido un extraño y delicioso regocijo el nombre mantis religiosa.

Mientras soportaba la misa semanal, en la capilla de mi escuela, mi mente se evadía recordando los retozos juveniles con el chico que me gustaba. Para nuestra inocente mente éramos “amantes” y “religiosos” porque nunca nos fuimos de la capilla sin rezar el padre nuestro y las tres avemarías de penitencia por lo que habíamos hecho allí, ya que pensábamos que era pecado mortal.

Extraña asociación de la biología con la religión que todavía hoy me trae el recuerdo del olor de las velas y del sudor adolescente.

Perdón, me parece que me fui del tema.

Un beso

Mercedes Thepinkant dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
diminuto blog dijo...

No, por favor, no te fuiste.

Si alguien se ha ido, es servidor, por subir el texto sin arreglar.

Gracias, Mercedes.

Miazuldemar dijo...

Jejeje qué bueno.
Pues cuánta razón, yo prefiero no escuchar cuando oigo a los habitantes humanos de mi oficina dar palmetazos sobre la mesa intentando cargarse todo bicho alado que se mueve. Si ni siquiera miran a qué golpean!! Además no creo que sea tan molesto como para cargárselo. En fin...esa educación de la que hablas...no comment.

Por cierto que Manolito's husband significa "el marido de Manolito", Osea que el de la foto ¿quién es? ¿Manolito o su marido? ¿Ya han hecho uso del matrimonio homosexual? ¿Se come el macho al macho también después de copular? ;);););)

Saludos!!!!! :)

Albert dijo...

Sr. Diminuto... cuando venga próximamente el Santo Padre a BCN rezaré por el alma descarriada de usted...

Mercedes Thepinkant dijo...

Puntualización: el comentario mío suprimido es porque le dí dos veces a publicar y salía repetido.

diminuto blog dijo...

Miazul...:
En esas andamos. El fontanero, en cambio, se conmovió con las evoluciones de una ardilla:
Quiso acercarse a ella, y sin reparar ni en su libre albedrío, ni en sus dientes, estos sí, afilados...

Manolito es hembra. Mi cítrica mitad tiene por costumbre sacar de pila con tal nombre a todo bicho viviente, sea hembra o varón.
Vimos al macho, vivito y manteando, a pocos metros della.

Albert:
Oremos.

Mercedes:
Gracias, Mercedes. raperé en ello.

;-)

Buen fin de semana para todos.

n0n0 dijo...

Como un malacatón!? perfecto para sacar fotos sin tantos quebraderos de flash.
El problema de esta desinformación no es inocua, si no que viene seguida de zapatazo al bicho en demasiadas ocasiones. ¿No te gusta? Vale, pues hazle un arco y sigue tu camino.
Un saludo y gracias por tu tiempo (menuda mano de comentar el día pasado en mi blog)

diminuto blog dijo...

Mereció la pena,nOnO.

El zapatazo es deporte universal.
Unas entradas atrás, comento algo al respecto en una titulada "Emergencia entre jaramagos".

Gracias a ti.