MMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMM
la aristolochia baetica es bella

miércoles, 13 de octubre de 2010

diminuto ocaso

Diminuto ocaso

Aún le quedan fuerzas e ilusión para seguir mostrando el encarnado y el verde que fue.

Se marcha discretamente.

Muere sin estridencias pasando del rojo al bronce y del verde al amarillo. Demostrando que el ocaso también puede ser bello.

Y siempre, útil.

8 comentarios:

RAIKO dijo...

Y quien diga que la muerte no es poética... Abrazos.

Miazuldemar dijo...

Hay veces en que los ocasos son bonitos, pero a mí me ponen triste...

diminuto blog dijo...

Raiko y Mi Azul del Mar:

La poesía, como la muerte, es útil.

Claro que hay ocasos que entristecen, pero quizás deberíamos aprender a vivirlos en positivo:

Cuando suponen una liberación (no sabemos dónde nos lleva esa libertad, pero libera).

En fin... Creo que la manera más racional de sentirlo es entendiendo su utilidad.

nomesploraria dijo...

¿Qué tendrá lo inútil para atraparnos tanto?

diminuto blog dijo...

Atraparnos y devorarnos, señor Plo.

diminuto blog dijo...

Por cierto, señor Plo: Me acordé de su persona cuando vi esta planta y su posibilidad de encuadre. Me recordó a una de sus tomas.

nomesploraria dijo...

Últimamente tomar, tomar, sólo tomo anís con coñá.

Ars Natura dijo...

No muere, se transforma.

Nada muere, todo está en contínua transformación.

La esencia no muere.