MMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMM
la aristolochia baetica es bella

lunes, 18 de octubre de 2010

diminuta inquietud

Esfinge

Con frecuencia recuerdo una frase: "Media fotografía no es una fotografía".
Si servidor observase a rajatabla esta buena opinión, es muy probable que no hubiese publicado ninguna de las mías.

He visto decenas de fotografías enteras de la inquieta y desconfiada Macroglossum stellatarum. También me encuentro con ella, en vivo, en incontables ocasiones. Rara vez me he atrevido a fotografiarla, pues siempre he intuído resultados frustrantes.

La que hoy publico casi me gusta, aunque soy consciente de que se trata de media fotografía: el capullo que se interpone, las alas que no acaban de detenerse, la cola borrosa, una definición de ay ay ay... Quizás podría haber resultado una imagen entera de haber tenido reflejos para elegir otra apertura, más cerrada, y para conseguir unos milímetros más de profundidad de campo.

Es lo que hay; y lo que hay, me anima.

Ahora bien: la mirada diminuta, pero entera.

;-)


Clase: Insecta
Orden: Lepidóptera
Familia: Esfíngidos
Especie: Macroglossum Stellatarum

9 comentarios:

Mercedes Thepinkant dijo...

A lo mejor la perfección no resultaría tan bella.
Saludos

frikosal dijo...

Está bien, el capullo ni lo había visto y las alas quedan mejor sin congelar.

nomesploraria dijo...

Memorable! Y con lo que se mueve este bicho que no para quieto.

Albert dijo...

La perfección es monstruosa, porqué no es humana. Son esas pequeñas imperfecciones las que llenan las cosas de hermosura.
Hay que ser razonablemente imperfecto para ser, y hacer felices a los demás...

A, por cierto, esta foto es "casi" perfecta :-D

diminuto blog dijo...

Mercedes:

De acuerdo.

:-)

Frikosal:
Tengo otra muy similar, con las alas en movimiento. Elegí esta porque, quizás, es una toma menos frecuente.
Creo que con un poco de (más) suerte y cerrando un poquito más podría conseguirse algo mejor.
¿El capullo? Ya, ya sé que tú esas cosas no las ves ni de lejos.

;-)

Nomesploraría:
¿Qué bicho? ¿el capullo?

;-)

Albert:
Sí, si todo el razonamiento está muy bien, pero he visto imágenes gloriosas de esta especie, aunque tomadas con flash.
Me gustaría hacer algo parecido a esas imágenes, pero con "mi modo de hacer", sin flash.
(que me parece estupendo, pero hay que ser muy bueno para saber usar el flash).

:-)

frikosal dijo...

La fotografía de bichos es en realidad un camino como cualquier otro, cosa que no todo el mundo entiende. Si me aceptas como director espiritual :) aquí van unas reflexiones:

No te obsesiones con el flash, es una técnica más que a veces es útil y que merece la pena conocer. Igual que dominas la luz natural, dominarás el flash si quieres. No te aconsejaría que te pusieras esta penitencia de renunciar voluntariamente a usarlo, que penitencias ya hay muchas en la vida. Con el de la cámara y un difusor, usado con cariño, se pueden hacer virguerías. Lo mismo vale para un trípode, que a veces es indispensable y te permite trabajar más temprano.

Un abrazo.

Miazuldemar dijo...

Escuche al "maestro" que es muy sabio ;)

Yo también me topo con ella muchas veces, a mí esta fotografía me parece un logro, es tan rápida!!!!

Me gusta la foto señor diminuto! Vaya usted animándose ;)

Saludo!!

diminuto blog dijo...

¿Se notó lo obsesionado que estoy con el flash?
Ja ja ja...

No, Friko. Ya he comentado que no uso flash porque, por el momento, mi ignorancia y mi bolsillo me lo impiden; pues raro es el día que no me despiden o que no me contratan; o que me contratan, pero que no me pagan.

He observado "entomomacrofotografías flasheadas" muy, muy buenas (muchas de las suyas, entre otras)pero de verdad que no tengo prisas. Voy cómodo con un equipo ligero (la cámara y una batería extra) Creo que la solución para mi vaguería sería una cámara con más recursos, pero esa escapa a mis ídem y a los suyos.

En cuanto al difusor sobre el flash de cámara: lo he usado (poco, es verdad; tan poco como reflectores caseros) y no me han convencido los resultados.

Y de "dominador de la luz natural...": Pues voy haciendo pinitos que me satisfacen, pero que no me engañan. Engañarse a uno mismo es cosa de artistas, y dejar que te engañen, de artistas bobos.

El abrazo: lo acepto. Pero la dirección espiritual... ¡no me tieeeenteeeee...!
De sobras es sabido que he consagrado mis orejas a los consejos del Padre Joaquín; y mis ósculos a sus pies,(dulces como el mazapán). Y de ahí, ¡ay, amigo! de ahí no me mueve nadie ni aunque me ofrezcan todos los destellos del mundo.

Amén.

Gracias por las generosas reflexiones y disculpas por el peñazo.

;-)

diminuto blog dijo...

Miazul del mar:

Disculpa... Estaba redactando la encíclica mientras tú redactabas el beso.

Gracias.

:-)