MMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMM
la aristolochia baetica es bella

lunes, 25 de abril de 2011

Ibis Eremita & Co.

Está de vuelta, y parece que quinientos años después de su desaparición, en Europa, lo hace con ganas de quedarse. No reaparece por amor al terruño, conste, sino por el esfuerzo de algunos naturalistas y el dinero de los contribuyentes. No voy a citar aquí los euros invertidos, pues es posible que alguien se echase las manos a la cabeza y empezase a despotricar, tal y como está el patio. Pero no se asusten: la juerga de los Ibis no ha costado ni el 0,1% que cuesta la ficha de un jugador de fútbol de mierda.
Perdón por la cagada. Estoy un poco cabreado, y cuando estoy así, cabreado, a veces también excreto esa y otras heces.

ibis y cuervo

La imagen está tomada con la lente de mierda que acompaña a la nueva cámara que he comprado. Hay quien dice que, para su precio, no está mal. Yo, después de probarla mucho, me permito decir que he visto lentes mejores -mucho mejores- montadas en en cámaras bridges. Y no es una exageración.
Y dejo aquí el temita de la lente porque, de no hacerlo, podría convertir esta entrada en una diarrea.

Esteeeee... ¿Por dónde iba? ¡Ah, sí!. El Ibis Eremita -Geronticus eremita- es feo de cojones, dice mi señora. A mi no es que me parezca guapo, pero me emocionó muchismo encontrarme con tres de los séis ejemplares anidados, las tres hembras, y empollando los huevos con una elegancia que para sí quisiera cualquier estrella del fútbol de mierda.

De las muchas imágenes que cagué tomé he seleccionado esta porque resume bien lo que está ocurriendo en Vejer de la Frontera y una vez llegados los nuevos vecinos. La grajilla -Corvus monedula- observa extrañada, recelosa, indignada..., a la Ibis vejeriega. Y su actitud me recordó un comentario que me hizo una mujer, codazo mediante, al ver como unas mil cigüeñas revoloteban sobre nuestras cabezas una vez habían atravesado el estrecho: "Por si no fuéramos pocos, y ahora vienen estas..."

Si les apetece, pueden ver a los ibis un poco más animados en ÉSTE VÍDEO.


9 comentarios:

Trebol-a dijo...

jaja, dígale a su señora que está hecha una poetisa y que vive con un poetiso.

Sí, son feos, pero son feos como lo son los aristócratas, como son las duquesas y los condes. Son feos, sí, pero con un toque estrambótico y orgulloso, y sobretodo es una fealdad* cara, no barata.

(*: ¿eso existe?)

Albert dijo...

me alegro que algo se recupere en este país...
sobre lo de la lente, mejor me callo... ainsssssssss
un abrazo Don Diminuto

Mismi dijo...

No se puede tener de todo. Cámara buena y objetivo malo. Otro día será.

Felices pascuas, caballero.

Erna Ehlert dijo...

Que suerte, poder fotografiar a estas aves.
No las encuentro tan feas.

Saludos, peleón !

diminutoblog dijo...

Usted es que no conoce el verbo de Francoise Voisin, Trebol-a (por suerte)¡eso sí es poesía!.
Y no, no existe la fealdad, a nenos que uno se haga feo. Vaya..., que uno no nace feo, sino que se hace.
Y mi opinión sentida: realmente me parecen muy guapos los ibis; tanto que voluntaria y gustosamente me curtí los gemelos para hacerlos una segunda visita, ayer tarde.

Pues su silencio, por elocuente, me conforta. Me conforta por aquello de "mal de muchos...".
Pa matarlos, Albert, a los guarripondis que hablan bien de ese cristal.
Abrazado, la vida, como la Ibis que empolla, es más bella.

A usted la quiero dos recados (pero buenos, doña Mismi)
En fin: acabo de aterrizar y estoy frito. Ya hablamos, juapa.

Querida Erna ¡yo las encuentro guapísimas! Me gustan, en serio. Podría parecer empalagoso, exagerado, si contase en la entrada que vi la noticia en un diario local, y que me dio un vuelco al corazón cuando leí que habían anidado a solo 1 Km de mi casa.
¡Corrí, como un niño, a su encuentro!
Contentísimo, y aunque en este momento las tengo a 700Km... Y esa felicidad no me la quita ni una malísima lente fotográfica.

Miazuldemar dijo...

¡Una noticia maravillosa! ¡A mí me parecen tan bonitos!

Eres un privilegiado por haberlos visto/fotografiado ;)

diminuto blog dijo...

:-)

Jorge dijo...

ibiseremita.blogspot.com

diminuto blog dijo...

Muchas gracias, Jorge.
;-)