MMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMM
la aristolochia baetica es bella

miércoles, 13 de abril de 2011

Esa cámara grande y negra.


Tiene que hacer unas fotos de la hostia, tú. Y el objetivo se le ve bueno; bien gordo. Seguro que hace unos zooms que te cagas, colega... ¿Y hace películas, o algo...?

Estas y otras sabias apreciaciones vengo escuchando desde hace una semana, pues he adquirido un cuerpo de cámara nuevo, y una lente, pichís, pichís...
Mi nuevo equipo, eso sí, es mucho más cantoso. ¡Que se note..!

zerynthia rumina

El tamaño pone mucho, sí. También la marca. Mi nueva marca se marca unos solos en la correa que no existe ave que iguale su trino. Tengo que cambiar esa correa. Y el logo. La voy a pegar un tuneado que cuando termine va a parecer la que me regalaron juntando platinas del chocolate.
A ver si es posible que así me dejen en paz. Qué cruz...

zerynthia rumina2

He dispuesto de poco tiempo para probar la novedad, y aún tengo que ir haciéndome con su buen comportamiento. Dignificarme para dignificarlo. Empezar, casi, de cero. Toqueteando botones para exprimir sus posibilidades y en mi cruzada por la luz natural. Una cruzada en la que no existe más infiel que evangelizar que uno mismo. Amén.

zerynthia rumina y coleóptero

Las dos primeras imágenes están tomadas con el equipo nuevo; grande y negro; con zoom laxante y soprano de serie. Las dos últimas están tomadas con el equipo antiguo. Ese que, cuando me veían pasar, dormía sonrisas y despertaba miradas de conmiseración.

zerynthia rumina

Uno, que también es un poco conmiserable, se conmisera con Zerynthia rumina. Observo, de año en año, ejemplares más escuchimizados, cuasi exangües; de estructura tan perjudicada que podrían ser confundidos con un ayuntamiento cualquiera. Sólo el olfato hace distinguir que uno se encuentra ante un lepidóptero, y no ante un consistorio. Y es que la consistencia del olfato, como la de la lengua, permite que diferenciemos entre olores y aromas.



13 comentarios:

Mismamente dijo...

Bueno... así de sopetón.... me ponen más las últimas. Pero claro... están más cerca y con más profundidad de campo.

Y digo yo... qué más da que la correa sea cantosa. Pues que sea, ¿no? Tú ni te enteras porque vas con el ojo pegado al visor (por lo menos yo... que ni me había fijado en la correa de mi cámara.

Tú sigue mostrándonos fotos tomadas con la cámara cantosa.

Date por besado de ésta la que suscribe.

Amén.

Albert dijo...

Hará 33 años, que me compré mi primera réflex Olympus. Desde entonces, he sido fiel al producto (me gustan los productos, no las marcas).
Hace medio año, era un hombre fotográficamente hablando, feliz. Tenia una cámara réflex sencilla pero buena y un conjunto de ópticas extraordinarias que cubrían todas mis necesidades, y pasaba olímpicamente de miradas de conmiseración.
Hace 6 meses por motivos varios y largos de contar, me vi en la necesidad de cambiar de correa, y pasarme a una de estas que lucen "marca". Y 6 meses después, solo puedo decir que añoro mi vieja Oly y sus cristales.
Solo he mejorado en una cosa, solo en una... en el ruido.
Pensé, te has equivocado de marca, tenías que comprar la "otra" correa... pero no, se la pedí prestada a un amigo que la tiene y no...
Mi equipo nuevo, cumple la misión para el que lo compré que básicamente, es poder ganarme la vida, pero de momento no me hace feliz, no sintoniza con las imágenes que ve mi cerebro... puede que algún día.. puede

Ars Natura dijo...

No habrán sido las sonrisas y las miradas las causantes del cambio de equipo, espero que no...

Espera para tunear lo que quieras cuando acabe la garantía, por si acaso...

diminuto blog dijo...

No da lo mismo, Mismamente. Te comento por qué, y entenderás que no es ninguna bobada.

Sabes que me gusta mucho el macro, y ante insectos, es mejor no lucir colores estridentes; que puedan ser interpretados como amenaza, y que los haga huir metros antes de que logres aproximarte. Una marca roja, saturada, en el frontal del cuerpo no es muy cortés con los insectos. Tampoco esos amarillazos de la correa, que se ven a la legua. Ten en cuenta que la mayoría de las veces la lente está pegada al insecto, así que contri menos cante, más baile.

:-)

__________________

Por fortuna, he visto buenos trabajos (muy buenos, envidiables) ejecutados con casi cualquier marca y modelo, Albert. Sé que me costará hacerme a ello y que en algún momento añoraré a la Oly. Pero no quiero mirar atrás. Los equipos caducan sin importarles si a ti te siguen haciendo falta o no, y un cuerpo joven, en teoría, debería tener más esperanza de vida. -Cruzaré los glúteos-.

En cuanto a la sintonía cerebral: Intentaré cambiarme el chip. No me queda otra.

:-)

___________________

No, no, Ars Natura, ni de coña. De haber sido así, no habría tenido sentido el pensar en el tuneado -que va en serio-.
A mi tampoco me ponen las marcas, ni los modelos. Soy un atípico respecto de los automóviles, por ejemplo, y aún no he asociado carrocerías ni motores con mi natural éxito como adonis. (jo jo jo). Ebúrneo que es uno.

Claro: no tunearía nada que no pueda desfacer, pero tengo que pensar cómo podría cubrir, sin causar daños, sin pegamentos, esa ceja roja que caracteriza a las Nikon, por ejemplo. Lo de la correa es un problema menor. La cambiaré por una negra, y punto.

Chas gracias, hermosos. Que San Pitos Patos sus lo pague con un buen espárrago.

;-)

NOTA:
Quede claro que las primeras imágenes están tomadas con una lente de Kit, 18/105 mm, y a 5 y pico de diafragma. Las segundas, a 2.8 y con mi querido y ausente Sigma (A ese sí que lo estoy llorando).
Las muestras, pues, no valen para comparar.

Goathemala dijo...

Pues se nota bastante diferencia. También yo puede que algún día...
Y eso que las cámaras Olympus siempre me gustaron mucho.

a-escena dijo...

Después de algún tiempo, compruebo que sigues tan buen fotógrafo y biógrafo como cuando te conocí.

Noesperesnada dijo...

Que manera de envidiar tu equipo!

diminutoblog dijo...

:-)

Lazy Blog dijo...

Has cambiado de cuerpo, por uno que hace más zoom.

Impresionado me tienes, yo que te conocí con tu lentilla de contacto para macros, antes de tener tu propio objetivo macro, y ahora te cambias de cuerpo y de marca.

(Seguro que acabarás por disfrutarla, como dicen, todo es hacerse)

Un fuerte abrazo

diminuto blog dijo...

Un abrazo, Paco. Sí, seguro que terminaré por disfrutar. La novedad angustia y frustra, pero iré pillando el tranquillo.

Erelea dijo...

Vaya, vaya, andamos en paralelo.
Yo he hecho lo mismo que tu, pero de compacta a reflex. Y si tu cámara nueva hubiera tenido pantalla movil, compartiriamos marca y modelo, pero no tenía.

Y hablas de la correa. Ese ha sido también uno de mis primeros gastos añadidos (e inesperado). Si quieren publicidad callejera que me paguen por ello (encima de que no me pagan me ha costado 19 Aurelios la dichosa correa). Que conste que si pongo el equipo en mis entradas del blog es para que los visitantes sepan con que chisme está hecha la foto.

Ahora, para terminar de ir en paralelo ya solo me falta hacer fotos como las tuyas, solo que me temo que aquí voy a ir más despacio... y no sé, me va a costar...

Paco Amor dijo...

A mi es que la pantalla móvil no me pone. Ya tuve una, y no la encontré funcional para macro, en particular.

Espero que disfrutes con tu cámara.

;-)

Erelea dijo...

Hombre, por lo menos las hormigas no te comen la cabeza, que ya es algo...jajaja.